24 mar. 2011

Escala Richter

Es la más conocida y científica de las escalas que se utilizan para determinar la violencia de los terremotos.

Inventada y diseñada en 1935 por el estadounidense Charles F. Richter, de esta escala, y en esta primera aproximación científica, quizás convenga aclarar algunos malentendidos sobre ella..

Uno. Se trata de una escala abierta. De modo que no hay un límite máximo teórico en ella. De existir éste estaría, en realidad, en la propia Tierra.

Dos. Se expresa en números árabes y no es cierto que esté graduada de 1 a 9. Aunque sí lo es el hecho de que, la gran mayoría de los sismólogos piensen que no existen fenómenos telúricos susceptibles de provocar un seísmo de valor 10.

El más violento conocido tuvo lugar en Valdivia, Chile, y fue de magnitud 9,6 en esta escala. Afortunadamente la mayoría de los terremotos son de una magnitud inferior a 2,5 y no los notamos.

Tres. Es una escala logarítmica, lo que viene a significar que cada grado es diez veces mayor que el anterior.

De modo que un terremoto de grado 2 no es el doble de violento que uno de magnitud 1, sino diez veces más violento. Y uno de grado 3 no es el triple que uno de grado 1, sino 100 veces más violento.

Cuatro. En esta escala se determina el valor del seísmo a partir de la magnitud amplitud de la mayor onda sísmica registrada por el sismógrafo.

Y se hace sin tener en cuenta de qué tipo es la onda más grande producida. Lo que tiene sus ventajas.

Otra cosa bien diferente es la energía liberada en el mismo.

Cinco. Con cada grado la energía aumenta en un factor 33.

De modo que si entre un terremoto de magnitud 2 y otro de magnitud 4, aumenta la amplitud de las ondas 100 veces, la energía del seísmo lo hace 1000 veces.

Seis. La escala Richter no es la única que se utiliza para medir los terremotos. Existe otra, menos conocida y científica, denominada escala Mercalli.

Escala Mercalli

Creada en 1902 por el sismólogo italiano Giusseppe Mercalli, y modificada con posterioridad en 1931, esta escala no se basa en los registros científicos realizados por los sismógrafos, como la Ritcher.

Lo hace basándose en el efecto o daño producido en las estructuras y en la sensación percibida por la gente. Y no es ésta la única diferencia entre ellas.

La Mercalli no es una escala abierta sino cerrada. Tiene doce grados que, además, se expresan en números romanos. Y la relación entre ellos tampoco es igual.

En ella la dependencia es lineal, lo que viene a decir que un seísmo de grado II es doble que uno de grado I, y uno de grado VI es triple que uno de grado II.


Y hasta aquí esta primera y enrocada aproximación a las escalas sismológicas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario